sábado, 5 de marzo de 2011

Buscar el encuadre.

Escribes para rellenar espacios vacíos, a pesar de la certeza de que miles de pisadas pasaron por allí antes. Esperas que tu mirada sea distinta e única y sin embargo sabes que mas que única es tuya, esencialmente tuya, y por tanto parecida o no a otras muchas. Ante ese lugar te preguntas ¿desde donde lo observaron otros?, o no, porque el hecho de pararte a mirarlo ya te dio perspectiva y porque quizás sea él quien te este observando. ¿Como engañarlo después de tantos pasos? y ¿para que?. Es entonces cuando paras y miras hacia dentro, levantas de nuevo tus ojos y ahí esta, nada importa ahora, solo la conversación entre tu y él... y escribes o disparas...tu cámara claro.

1 comentario:

  1. Buena imagen, Agustin.
    Evoca una soledad, enconada en el tiempo.

    ResponderEliminar

Tu voz se agradece siempre.