domingo, 15 de julio de 2012

No me importa.

Tropezar dos veces, o tres. Si cuando me levanto; observo, respiro y siento, te miro y creo... sigo.
Seguramente tropezare de nuevo, seguramente te mirare de nuevo, seguro.
A veces es solo niebla, otras veces las piedras y sus formas, también el musgo húmedo y resbaladizo, ese verde limpio, aparentemente descuidado y confuso. Todo suma, no hay resta posible, mirar, respirar y gozar, claro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu voz se agradece siempre.