viernes, 20 de julio de 2012

Gobierno, pareja y amigos.

Imagínate por un momento en mentiroso convulsivo, sin exagerar. Tan solo una mentira hoy, otra la semana que viene. Éso, contamos una a la semana. ¿Es mucho?.
Una para tu pareja, otra para los amigos, alguna en el trabajo. ¿Que puede pasar?.
Ademas pídeles dinero. Diles que no llegas, que es para pagar el alquiler, la hipoteca, que se yo. Todo mentira claro.
Sobretodo, entra en contradicciones. Lo que hoy es blanco mañana es negro, los que eran malos ahora son buenos, mañana malos de nuevo. Opina con decisión sobre cualquier cosa importante, hazlo de manera convencida, sin lugar a dudas, cambia de opinión mañana.
Sigues necesitando dinero. Pídeselo a ellos, tu pareja tus amigos.
¿Empiezan a preguntarte que ocurre?.
No te preocupes. Échale la culpa a tus circunstancias - mejor a las suyas-, al pasado, al entorno, a la situación. Cualquier cosa que no tenga que ver contigo.
¿Que pasará?. Yo te cuento.
Los amigos empezaran a desaparecer primero, te esquivaran cuando te vean. Si son buena gente, ni siquiera te reclamaran la deuda. En un mes, el desierto.
En el trabajo te van a mirar mal, cuchichearan a tus espaldas advirtiendo a los demás que no se acerquen demasiado. El vacío.
Tu pareja aguantara un poco mas, intentara entenderte. No te preocupes, cuatro mentiras mas y conseguido. La separación.
¿Que te queda?.
Tranquilo. todos tenemos pareja, algunos la elegimos y otros no. De hecho, si por mi fuera, entre mil gobiernos no hubiera elegido este. Es lo que tiene esta democracia de perfil bajo, bajísimo. Si, si, como te cuento; el gobierno es como tu compañero, entre todos lo elegimos. ¿O no?. Bueno si, paso un duro proceso de selección, años en la oposición. Ya no pintaba muy bien, pero convenció a muchos. Prometía y prometía, que solo con su presencia ahuyentaría a los malvados; mercados, estafadores y demás. También nos haría mas fuertes, mas sanos, mas ricos. La verdad ya sonaba raro, pero ahí esta y se mantiene, mentira tras mentira, incapaz del rubor mas mínimo. Es que somos nosotros incapaces de entenderlo, insensibles a su zozobra. Y nos pide mas, y mas, y mas.
No le queda mucho, al paso que va, el desierto, el vacío, la separación.
Habrá que replantearse las relaciones, o nos la darán otra vez con queso.
¿Y ahora?.
Ahora, abrir compuertas y que corra el agua, con fuerza... con ganas. Y fresca, bien fresca.






4 comentarios:

  1. Muy buena esta alegoría sobre el desgobierno que tenemos, pero me queda la duda de si los que luego vendrían no nos seguirían mintiendo. ¿Quizá podríamos abogar por un cambio de sistema? Bufff, difícil. Somos prisioneros del capital y de sus marionetas, los políticos... De todas formas, no me resigno a pensar en que tenemos que hacer algo para cambiarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos la darán con queso de nuevo. Pero ahora nos la están dando a pedradas, algo habrá que hacer.

      Eliminar
  2. Aquesta foto és brutal. Conté tota la força de l'aigua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los pies mojados y bien fríos. Toda una gozada.

      Eliminar

Tu voz se agradece siempre.