viernes, 28 de septiembre de 2012

Paredes de agua.

Cinceladas por el tiempo y el agua. Regalo de la luz, para la luz armada de paciencia, solo un instante teñida de cielo... en su premura eterna, la suya y la nuestra. Amantes del momento exacto del encuentro, olvidando el camino convertido en espera, y otra vez... y otra. Gira la rueda.




2 comentarios:

  1. Las parets tenen una pinta genial, me l'imagino amb mes fulles fen el remolí, hi hauràs de tornar d'aquí pocs dies, crec que el lloc s'ho val.
    Salut!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies Pere, i si tens raó, hauré de tornar.

      Eliminar

Tu voz se agradece siempre.