jueves, 16 de junio de 2011

El eclipse indignado.

Quería yo hablar de fotografía, del eclipse que fue pero que apenas pudo verse, de la triste espera del fotógrafo y su desengaño lunático, - aquí exagero -. Pero como están los tiempos, cuesta abstraerse y concentrarse en otra escena que no sea la indignación. Me explico.
En la imagen que veis abajo, esta la luna, eclipsada pero luna. Quizás no puedas verla, yo no pude, pero eran las nueve y media y ya había salido por el horizonte, justo a la derecha de ese islote. La bruma y las nubes la ocultaban, pero se que físicamente estaba ahí. Si ya se que no sale en la foto, ¿y que?, no por eso el eclipse se detuvo, no se fue a tomar una caña y dijo luego vuelvo, cuando despeje, no... las cosas no son así.
Por mucho que se empeñen en no ver mas allá de su escaño o su bolígrafo, que intenten ocultarlo con su sistemática verborrea, que la vistan de violencia.. a la luna indignada y vestida de rojo ayer, y se cubran ellos con el traje de la dignidad. Por mucho que lo nieguen, la luna estaba ahí, como la indignación y sobre todo sus motivos.
Si no pueden intuir esas razones, si no escuchan, si no ven... quizás equivocaron su profesión, mal nos va y peor que nos va a ir, si cierran los sentidos, enrocándose entre cuatro paredes y algunos periódicos.

1 comentario:

  1. Yo veo la luna...y tengo la sensación de que muchos más, también.

    ResponderEliminar

Tu voz se agradece siempre.