domingo, 24 de junio de 2012

Tres noches, con sus días.

Han pasado ya, en las que el día y la noche se empujaron, ahora tu, ahora yo. Hasta ver quien conseguía alargarse, sacarle un minuto al otro. Como cada año, afortunadamente, repitiendo ritual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu voz se agradece siempre.