jueves, 11 de octubre de 2012

Reina el silencio.

Y no puedo evitar mirarte, como si pudiera oír de fondo todos los ojos al abrirse, que alguna vez se detuvieron como yo, aquí. Y el silencio vuelve a reinar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu voz se agradece siempre.