viernes, 31 de diciembre de 2010

Cuentos de fin de año II

Así acabábamos el 2009.


- Pero que bien lo pasamos.
- Me acuerdo, vaya si me acuerdo, y es una pena no haberla podido repetir este año.


De vuelta a casa, el primer día del año...


Después hubo como no, momentos mágicos.


  Tranquilos.


Diferentes y extraños.


Únicos y extraordinarios.


- ¿Y la diversión?.
- Si, si.. festivos también.


Intimos.


Y dolorosos también.


Mi padre nos dejo este año, y no sabe cuanto lo hecho de menos.
- Me sentí como un mar encerrado.


- ¿Y como continuamos?.


 - Como dice el titulo, habrá que buscar la luz.


La complicidad.


Esta última foto no es mía, es de Leo, que como dice la canción es mi cómplice y todo.

- Y el agua para acabar, que si no te mojo el teclado no terminamos nunca.


Feliz 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu voz se agradece siempre.