miércoles, 1 de diciembre de 2010

Sobreviviendo.

Te hiciste inmune a la sal, a fuerza de notarla en el ambiente, percibirla en tus heridas y saborearla previamente como si fuera la poción mágica que necesitabas. A la fuerza de las olas, que se acostumbraron a tu presencia y hoy intentan tratarte con ternura. A la roca negra, que se hizo amiga y hoy te presta una hendidura donde clavar raíces. Al viento, quedándote bajito y escondido para que no te intuya y solo te acaricie. Te mimetizaste en fin.
Pero no puedes evitar de vez en cuando, tan solo de vez en cuando, adornarte y salir de tu agujero.
Seguramente te apetece vivir en otro lado, mas amable, mas cercano, dejar de luchar a diario con un entorno inhóspito, aunque extrañamente bello. Hoy te cautivan sus formas, pero mañana volverá a soplar el viento arrebatándote esa corona hermosa que tu, con la paciencia del humilde volverás a transformar.
No te culpo por querer marcharte de este lugar hechizante, yo también quiero.

                                            Costa Brava - Cap de Creus

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu voz se agradece siempre.