domingo, 9 de enero de 2011

Atado a la roca.

Se que la imagen sugiere supervivencia, pero no os llevéis a engaño. No soy yo defendiéndome de los elementos, alzándome a pesar del viento y de las olas. Es la roca que me tiene cogido, que no quiere que me vaya y me abraza con sus formas graníticas. Yo solo quiero navegar, sentir la indolencia del agua por una vez sobre mis raíces, flotar mas allá de estos mares... pero... va a tener que ser un terremoto el que me rapte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu voz se agradece siempre.