viernes, 7 de enero de 2011

Fin de fiestas.

Para el que las tuviera. La verdad es que se terminan esos días rellenos de felicidad a golpe de reuniones familiares, esas vacaciones del día a día, ese paréntesis olvidadizo. Ahora toca reubicarse en el trajín diario de seguir estando... que es en el fondo la vida. Vamos pasito a pasito, sin despertar a nadie, abrimos la ventana del próximo lunes para ver que espera y si no nos gusta, no importa, es lo que hay y quedan dos días para enderezarlo aún.
Y si acaso sale el sol por otro lado... darse la vuelta a tiempo.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu voz se agradece siempre.